jueves, 27 de enero de 2011

Inflación estructural: La vigencia de Julio H. G. Olivera

Con motivo de un trabajo que tengo que hacer para la facu sobre la inflación estructuralista me puse a leer uno de los textos más conocidos de Julio  H. G. Olivera “La Inflación Estructural y el Estructuralismo Latinoamericano”.  La claridad con la que describe al estructuralismo y su habilidad para plantear un modelo consistente con la teoría ortodoxa que refute a esta teoría con sus propias bases muestran su grandeza.
Leemos en el texto:
“Combinando las tendencias a largo plazo de la flexibilidad de los precios y de la movilidad de los factores, está claro que el riesgo de inflación estructural debe ser mínimo tanto para sociedades primitivas, preindustriales como para sistemas industriales completamente desarrollados. (…) Sin embargo, puede haber alguna etapa intermedia en el curso del progreso económico en la cual un alto grado de rigidez de los precios hacia abajo coexista con una débil movilidad de los factores. (…) En tales condiciones, el peligro de inflación estructural es evidentemente grande. Cualquier cambio de las razones de precios se reflejará sobre el nivel de precios, mientras la rigidez de la estructura de la oferta, derivada de la lentitud de los movimientos de los factores, magnificará la amplitud de las variaciones de los precios relativos.”
El pasaje anterior perfectamente se puede transpolar a la Argentina actual, cuya rigidez de los precios a la baja y una débil movilidad de factores son evidentes. Entonces, ¿podría ser que la inflación actual sea del tipo estructuralista? En parte sí. Un claro ejemplo se puede encontrar en el aumento del precio de los alimentos, más específicamente, por ejemplo, en la carne vacuna: un desajuste en la oferta de la carne (causado principalmente por la fuerte sequía que sacudió al país en los últimos años) generó un “cuello de botella” que se tradujo en un aumento de los precios de este rubro en particular que finalmente se terminó trasladando al nivel de precios en general (ya que la carne vacuna es uno de los componentes principales de la dieta de los argentinos).
Desde ya que esto no intenta explicar el problema de la inflación actual, cuyas raíces tienen componentes de varias índoles (inflación de demanda, monetaria, de costos, importada, etc.) sino solamente tratar de aportar un granito de arena a tan complejo fenómeno.

1 comentario:

  1. Muy bueno el comentario, me sirvió mucho para entender de qué se habla cuando se habla de inflación estructural.

    ResponderEliminar