martes, 22 de febrero de 2011

¿Hacia dónde vamos?

Unos días atrás analicé el alto grado de capacidad utilizada por la industria y el principal problema que esto trae (más inflación). La conclusión fundamental de esto es que probablemente la Argentina esté llegando (si no lo hizo todavía) al pleno uso de los factores de producción, hecho que hizo reflotar más que nunca el debate de hacia dónde vamos. Y en esta discusión obviamente el tema principal es la industrialización. ¿Argentina se encuentra actualmente en un proceso de este estilo o simplemente aprovecha el famoso “viento de cola” de los precios de los commodities para exportar materia prima? ¿Existen medidas reales del gobierno que favorezcan el proceso de industrialización o solamente hay un efecto “derrame” del sector agroexportador hacia el resto de la economía? ¿Hay que seguir fomentando las exportaciones de commodities dada la coyuntura actual o se debería intervenir el mercado para volcarnos a productos con mayor valor agregado?
En varios post recientes de Lucas, Larry y Martín (acá, acá y acá) se tocaron varios de estos temas llegando a las siguientes conclusiones: según Lucas, Argentina efectivamente se encuentra prácticamente en su pleno uso de la capacidad por lo que para continuar creciendo sí o sí va a hacer falta inversión (ya que no puede seguir haciéndolo por el empuje de la demanda); Larry destaca que en el 2010 aumentó el proceso de sustitución de importaciones y que por primera vez las MOI (movilizadas por el sector automotriz) superaron a las MOA a pesar de haber existido un deterioro de los términos de intercambio con respecto a 2009; finalmente Martín analiza el tema de la enfermedad holandesa (destrucción de ramas industriales por culpa de la apreciación generada por la exportación de commodities) y se pregunta si realmente esto es un problema o no ya que como Argentina produce manufacturas de mala calidad, si estos sectores desaparecen volverán a aparecer rápidamente tras una nueva devaluación.
Como conclusión de todo esto se puede inferir que hoy en día la Argentina se encuentra en una situación muy favorable como para profundizar el (tímido) proceso de industrialización que se vino gestando hasta ahora. Favorable porque dada la coyuntura internacional actual por ahora no existe el principal freno de procesos industrializadores anteriores (la restricción del sector externo) y tímido porque en estos años no se vieron grandes medidas que fomenten esto y donde la principal herramienta a favor del sector fue el tipo de cambio competitivo. Acá es donde se ve lo que dice Martín, ya que no se observa un marcado crecimiento del valor agregado de los productos exportados industriales. Sin embargo, disiento con su opinión sobre borrar a estos sectores del mapa. Creo que es el momento de proteger a estos sectores (con medidas apropiadas  que fomenten una mejora en la producción, productividad, etc. y no proteger por proteger) para que en un futuro puedan lograr encontrarse en la frontera tecnológica, tal cual lo hicieron los países asiáticos. Por último, es más que claro que hace falta mayor inversión, que no solo permite el crecimiento sino que también actúa frenando la inflación.
Por todo esto es que celebro las medidas anunciadas en estos días (aumento del control de las importaciones y el plan estratégico industrial 2020) ya que muestran que efectivamente el gobierno ha decidido profundizar la industrialización del modelo.
Vamos bien...

16 comentarios:

  1. Controlar importaciones (que ya tienen su arancel) para proteger sectores muy específicos puede llegar a ser útil como medida temporaria.
    Pero como esta hecho, solo constituye una manera de ahorrar divisas (que desmiente cualquier tipo de dutch disease) y generar inflación. El aumento de demana no se va apoder abasteer ni por importados ni por nacionales, así que aumentarán los precios.

    ResponderEliminar
  2. "Pero como esta hecho, solo constituye una manera de ahorrar divisas (que desmiente cualquier tipo de dutch disease) y generar inflación."
    Mariano cómo es que está hecho para solo constituir un ahorro de divisas?
    Si bien sirve para esto último es innegable que también sirve para la protección de los sectores en cuestión (que sí se ven afectados por la apreciación cambiaria).
    Acerca de que va a ser inflacionario, el gobierno ya anunció que se reunirá con los beneficiados para aclararles que no van a poder aumentar los precios. Por otro lado, si se ejercen los controles indicados sobre las empresas protegidas lo más probable es que esto fomente aumentos tanto de inversión como de productividad que harán que se pueda satisfacer la demanda local sin que haya aumento de precios.

    ResponderEliminar
  3. Yo no creo que sea necesario proteger sectores industriales que son marcadamente ineficientes. Si me parece que sería bueno fomentar la industria en sectores donde podríamos ser eficientes, incluso líderes mundiales. Un ejemplo que menciono en mi post es la agroindustria. En cuanto a barreras a la importación me parecen peligrosas, pero tolerables en el corto plazo si solo cubren bienes de consumo. La forma más neutra de proveer protección es con las retenciones que equivalen a un tipo de cambio más depreciado para la industria, aunque creo que debieran de ser más bajas que las actuales (35% para la soja). Saludos,

    martín

    ResponderEliminar
  4. Si no hay un sector específico para proteger (por ejemplo los autos de lujo pero debe haber muchos otros), esta restricción de importaciones es solo ahorro de divisas.
    Y esas reuniones que mencionás son solo para algunas empresas grandes, y es lo que se viene haciendo desde hace 4 años con escasos resultados. Porqué va a funcionar ahora?

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. “Martín analiza el tema de la enfermedad holandesa (destrucción de ramas industriales por culpa de la apreciación generada por la exportación de commodities) y se pregunta si realmente esto es un problema o no ya que como Argentina produce manufacturas de mala calidad, si estos sectores desaparecen volverán a aparecer rápidamente tras una nueva devaluación”

    Es irrelevante que esos sectores reaparezcan cuando hay dólar caro. El problema es que con tipo de cambio libre desaparecen. O sea que no son competitivos debido a la competitividad del resto de la economía. En eso es que se parece a la Dutch disease. La economía holandesa tradicional no era competitiva comparada con el petróleo. Es una analogía. Nada más. Los que se quedan argumentando detalles sólo discuten por discutir, y no entienden de qué se trata. No hablamos de Holanda, sino de Argentina.

    En los períodos en que esos sectores desaparecen también desaparecen las fuentes de empleo. Por ende hay miseria y se pierden votos. Inevitablemente eso conduce a políticas distorsivas que disminuyen la rentabilidad de los sectores más competitivos para subsidiar a los que desaparecen.

    También es absurdo decir que no es enfermedad del holandés porque no se dá alguna de las características de Holanda cuando la sufrió. Es irrelevante. El asunto es que tenemos industrias que no son viables con cierto tipo de cambio. Eso es lo que se quiere decir al mencionar la “Dutch disease”. Sólo es ilustrativo. No es un término técnico.
    Tampoco implica que Argentina sufre Dutch disease por causa de comodities. Es irrelevante. Algún sector es más productivo que otro. Algunas industrias se crearon como consecuencia de distorsiones de mercado (El gobierno eligió a los ganadores).

    También es errado decir que el gobierno ahorrando divisas “prueba” que no hay Dutch disease. Se gana menos divisa precisamente porque el tipo de cambio está subvaluado, con el objeto de hacer competitivas industrias que de otro modo no lo serían. Al estar subvaluado se aprecia el tipo de cambio real. Esa apreciación es lo que reduce las divisas.
    La prueba de que está subvaluado es que el gobierno necesita intervenir para evitar la depreciación del dólar. Si tomara deuda eso también sería intervenir.

    O sea, el que el gobierno reduzca su ganancia de divisas es consecuencia de la “Argentine disease” (para que no la llamen Dutch disease, que es irrelevante).

    ResponderEliminar
  7. ¿En qué se usa el dinero que recauda el estado argentino?
    Se subsidia el transporte: los subsidios a los subterráneos y colectivos permiten que las empresas paguen menores sueldos, siendo “más competitivas”.
    También se subsidia la nafta, el gas y la electricidad. Lo que no es consumido por las empresas complementa el sueldo de los empleados, ya que sin subsidios los sueldos deberían ser mayores para que los empleados cocinen, se calefaccionen, y paguen la electricidad.

    El dinero también se gasta en crear “empleos” improductivos en el sector gubernamental, y en planes trabajar, y subsidios alimentarios.


    ¿Porqué usamos camiones en vez de trenes? Argentina es ideal para trenes. Los trenes son muchísimo más eficientes.
    Respuesta: Usamos camiones precisamente porque son ineficientes, o sea, requieren mucha más mano de obra (choferes), y tenemos fábricas de camiones. O sea, es una forma de subsidiar industrias que no son competitivas.

    Todo eso es una inmensa bola de guita, que está en el gasto en vez de la inversión. Esa plata vuelve menos competitivos a los sectores que pagan impuestos. Al ser menos competitivos también generan menos ganancias.

    ¿Porqué hacemos eso? Porque las empresas subsidiadas no serían competitivas.

    O sea, el problema de Argentina es que hemos creado distorsiones de mercado que nos obligan a ser ineficientes para preservar las fuentes de empleo creadas por esas distorsiones.
    Las preservamos aumentando las retenciones, subvaluando la moneda, apropiándonos de los ahorros privados, etc.


    Estamos atrapados ahí. Salir implica la pérdida de una enorme masa de fuentes de empleo. Pero esos empleos son personas que votan.
    Los sectores más eficientes son precisamente los que generan menos fuentes de trabajo. Por eso son eficientes. La consecuencia es que la mayoría de los votantes perdería su empleo sin subsidios.

    Cualquier solución debe hacer alguna, o todas estas cosas:
    -Elevar la eficiencia de quienes son menos competitivos.
    -Cambiar la base productiva hacia sectores más eficientes.
    -Eliminar la dependencia de los subsidios.

    ResponderEliminar
  8. "La forma más neutra de proveer protección es con las retenciones que equivalen a un tipo de cambio más depreciado para la industria, aunque creo que debieran de ser más bajas que las actuales (35% para la soja)"

    Si se abre la importación de muchos productos, sobre todo los que no podemos producir, se van a ir dólares.

    Los productos que entren van a presionar lor precios a la baja, controlando lla inflación, y junto a la fuga de dólares, van a bajar el tipo de cambio real. Eso incrementaría la competitividad de las empresas que dependen del tipo de cambio, y permitiría bajar las retenciones. La baja del tipo de cambio favorecería las exportaciones, compensando la fuga de dolares.

    En cambio con el cierre que está implementando el gobierno, van a entrar más dólares (o pesos argentinos, desde China). La inflación va a seguir alta, el tipo de cambio real va a seguir apreciándose, y las empresas al límite van a cerrar. Se van a perder empleos, se van a demandar más subsidios, y tal vez Cristina va a perder la elección.

    ResponderEliminar
  9. Marraco me quedo con tu conclusión. Justamente creo que hay que elevar la eficiencia de quienes son menos productivos (o sea, el sector industrial que es precisamente aquel que genera mayor cantidad de fuentes de empleo) y para esto es necesaria una profundización del proceso de industrialización. Cómo se logra esto? Protegiendo a la industria pero sin perder de vista el objetivo primordial que es el aumento de productividad, promoviendo un tipo de cambio múltiple (con subsidios,retenciones, etc.) que no borre del mapa a estas ramas, con un plan estratégico industrial,etc,etc. Por eso, creo que este es el camino...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Con respecto a lo último, no comparto. Si abrís las impo, vas a terminar teniendo déficit en la balanza comercial (que va a ser tapa en todos los diarios), se van a reducir las reservas para mantener el tipo de cambio (que también va a ser tapa en todos los diarios) o no vas a intervenir y el tipo de cambio se va a devaluar (que de vuelta también va a ser tapa en todos los diarios). El costo político de todo esto es mucho más alto que una inflación del 20% (que no molesta tanto a la gente) y la necesidad de algunos subsidios (que en todo caso favorecen a la población).

    ResponderEliminar
  11. Tu último comentario es la prueba de lo que vengo diciendo. No tenemos apreciación por exportación de commodities, sino por restricción de importaciones.
    Y todos los episodios de grandes apreciaciones del pasado (MDH y 1 a 1) han sido por ingreso de capitales y no por balanza comercial. El dolar barato es insostenible si no entra dólares por otra vía.
    Los pocos dólares que esta comprando el BCRA no son gran cosa al lado de lo que no se esta importando, y que no tendría efecto en el empleo industrial(por ejemplo autos de lujo, pero hay muchas más cosas)

    ResponderEliminar
  12. Recién ahora comienza a preocupar el tema del aumento de las importaciones. De acá para atrás toda la apreciación real fue por ingreso de divisas. Y qué mejor medida que una que mata dos pájaros de un tiro: cuida el superávit comercial (uno de los pilares del modelo) y protege al sector industrial (sea efeciente o no).

    ResponderEliminar
  13. EL BCRA mantiene el 4 a 1. Si compra menos es porque estamos cerca del cambio de equilibrio, pero también porque China nos paga en pesos argentinos, lo que equivale a que pague en dólares comprados por el BCRA.

    Mantener el 4 a 1 es inyectar pesos. Inyectar pesos es inflación, a menos que aumente la oferta, lo que con las restricciones y la utilización de la capacidad instalada es muy limitado.

    Comprarle más a China no es fuga de dólares, sino de yuanes, que para eso están.

    Si quiere cuidar dolares, que reemplaze las importaciones de EEUU que se originan en China, como las computadoras, que se fabrican en China, pero importamos de USA. Ahora pagamos transporte extra, 2 costos cambiarios, impestos yankis, y encima las compramos a minoristas, y en dolares.

    ResponderEliminar
  14. Pero en qué quedamos? El superavit comercial es uno de los pilares del modelo o es el origen de la temible enfermedad holandesa?

    ResponderEliminar
  15. Ambas. Tener superávit es algo clave para el gobierno (acumular reservar, mantener el tipo de cambio, estabilidad, etc.) pero el problema que esto trae es la apreciación real que hace menos competitivos a los sectores menos eficientes. Por eso es que el gobierno tiene que implementar medidas que eliminen ese diferencial de productividad en los distintos sectores.

    ResponderEliminar
  16. La enfermedad holandesa es un problema crónico. Tiene décadas de antigüedad.

    La coyuntura actual es irrelevante.

    ResponderEliminar