martes, 8 de febrero de 2011

Y dale con la inflación!

En sintonía con el post escrito unos días atrás, vuelvo a la carga con el tema de la inflación. Como se explicó, una de las causas de este fenómeno son los denominados “cuellos de botella” que se producen en ciertas ramas de la economía a causa de una reducción en la oferta o un incremento en la demanda (comúnmente conocida como inflación estructural).. 
Si se observa el grado de la capacidad instalada de los últimos años se puede notar que en los últimos meses son varios los sectores que están prácticamente trabajando a su máxima capacidad: metales, petróleo, químicos, textiles, alimentos y papel (hay que destacar que las industrias básicas de todas formas suelen trabajar a su máxima capacidad para aprovechar todos sus recursos).
El problema principal de esto es que si no se cuenta con capacidad productiva, todo aumento de demanda se verá traducido en un aumento en los precios. El mecanismo de transmisión sería el siguiente: el empresario, ante un aumento de la demanda tiene dos opciones; incrementar sus recursos (contratar más empleados o utilizar más máquinas) o aumentar el precio. Si la primer opción no es posible entonces el aumento de precios se hará efectivo.
Más grave todavía es el hecho de que la mayoría de los sectores está atravesando por esto, lo que generaría ya no una inflación del tipo estructural en sectores aislados sino una de demanda, ya que la Argentina estaría llegando a su "pleno empleo" de los factores.
Ante esta situación existen varias soluciones: por el lado de la oferta, invertir, reducir las exportaciones (en las ramas que sea posible) o aumentar las importaciones; por el lado de la demanda, la única opción posible para desacelerarla es enfriar la economía.
Dado que se viene un año electoral, la opción de enfriar está fuera de discusión. El aumento en inversión va a ser necesario, aunque esta solución no se va a reflejar en el corto plazo. Por lo tanto queda la opción de reducir las exportaciones y/o aumentar las importaciones en los sectores que no puedan hacer frente a su demanda. Ésta, si bien parece la mejor para el problema del corto plazo, también tiene un costo político, ya que el superávit comercial seguramente se vea reducido o eliminado. Ante cualquier escenario posible, creo que esto tendrá (en realidad ya está teniendo) un impacto negativo. Sin embargo me atrevo a decir que lo más probable es que se patee este problema para después de las elecciones dado que hasta el momento no se vieron acciones por parte del gobierno.

7 comentarios:

  1. Y como cierra lo que planteás con moreno limitando importaciones?

    ResponderEliminar
  2. Es que justamente la otra pata del problema es la industrialización. Si abrís las importaciones vas a tener sectores que al no poder competir con los precios internacionales van a terminar desapareciendo. Por lo tanto abrir el mercado no es solución.
    En mi opinión lo principal que está faltando es inversión (tanto pública como privada, aunque sobre todo de ésta última). Es la única forma genuina de crecer y frenar la inflación.

    ResponderEliminar
  3. Pero si me protegés de lo importado, y tengo demanda insatisfecha subo los precios hasta que la demanda empiece a aflojar!
    Es de manual papito! para que hundir guita en inversiones si me garantizan la rentabilidad?
    Si tengo un margen de 30% sobre 1000 unidades, es mas rentable aumentar el margen a 50 sobre esas mil, que aumentar la producción a 1500.

    ResponderEliminar
  4. Ahí es donde entra Moreno de nuevo controlando los precios!

    ResponderEliminar
  5. Hasta ahora no controló nada. Y una vez que llegaste al límite de la producción, si no se amplía o se abre la importación, o sube el precio o la demanda supera a la oferta (desabastecimiento).

    ResponderEliminar
  6. Jaja cómo que no? Combustibles, alimentos, carne, etc, etc, etc.
    Si hay algo por lo que a Moreno lo critican es justamente por ser un "tirano que no deja a los empresarios ganar lo que se merecen". El tipo está siempre atrás de los que cree que suben el precio más de lo debido..

    ResponderEliminar
  7. En alimentos lo pasan por encima sacando otras marcas, En carne bajó la producción tanto que tuvo que tirar la toalla el año pasado, solo en combustibles tuvo cierto éxito, pero se esta importando con subsidio del estado.
    Pwero cuando se llega al límite de la capacidad de producción, no hay Dios que pueda mantener los precios sin causar desabastecimiento, porque si la demanda supera la oferta, alguna clase de racionamiento tiene que haber, si no es por precio, va a ser para el que llegue primero, y alguien se queda sin poder comprar.
    Con la carne pasó eso, solo que las reacciones tienen efectos corridos en el tiempo. Incluso la liquidación de stock causa sobreoferta en el corto plazo, lo que permite disimular lo que en realidad esta suceduiendo (como pasó en 2008 y 2009), para explotar en 2010.

    ResponderEliminar