sábado, 2 de abril de 2011

La vigencia de Raúl Prebisch, 60 años después

Estudiando para un examen de la facu me encontré con este paper muy conocido de Raúl Prebisch: "El desarrollo económico de la América Latina y algunos de sus principales problemas". El mismo fue escrito en 1949, o sea hace más de 60 años.

Lamentablemente fue una de las primeras veces que leí a este autor, y esta es una de las cosas que critico de la carrera de economía en la UBA: leemos muy poco a los economistas argentinos.
Dejando de lado esto, me impresionó la vigencia del paper, en el cual no solo trata el tema del deterioro de los términos de intercambio sino también pone foco en los obstáculos que tuvo el proceso industrializador en América Latina. 
Dejo un par de extractos:

“La industrialización de América Latina no es incompatible con el desarrollo eficaz de la producción primaria. Por el contrario, una de las condiciones esenciales para que el desarrollo de la industria pueda ir cumpliendo el fin social de elevar el nivel de vida, es disponer de los mejores equipos de maquinaria e instrumentos, y aprovechar prontamente el progreso de la técnica, en su regular renovación. Necesitamos una importación considerable de bienes de capital, y también necesitamos exportar productos primarios para conseguirla. (…) La solución no está en crecer a expensas del comercio exterior, sino de saber extraer, de un comercio exterior cada vez más grande, los elementos propulsores del desarrollo económico.”

“Pero ello no significa que la exportación primaria haya de sacrificarse para favorecer el desarrollo industrial; no solo porque ella nos suministra las divisas con las cuales adquirir las importaciones necesarias al desenvolvimiento económico, sino también porque, en el valor de lo exportado, suele entrar en una proporción elevada la renta del suelo, que no implica costo colectivo alguno.”

“Es necesario definir con precisión el objeto que se persigue mediante la industrialización. Si se la considera como el medio de llegar a un ideal de autarquía, en el cual las consideraciones económicas pasan a segundo plano, sería admisible cualquier industria que substituya importaciones. Pero si el propósito consiste en aumentar lo que se ha llamado con justeza el bienestar mensurable de las masas, hay que tener presentes los límites más allá de los cuales una mayor industrialización podría significar merma de actividad.”

Lo primero hoy en día puede resultar un poco obvio. Aunque todavía se puede encontrar a algún desprevenido que crea que podemos encarar un proceso serio de desarrollo dejando afuera al agro. Y eso es imposible. No solo, como dice Prebisch, por ser el sector que aporta las divisas necesarias, sino además porque en la actualidad volvió a tener un rol protagónico que el país no puede desaprovechar; y eso significa industrializar también este sector, no quedarnos solamente con exportaciones de materias primas y en cambio generar bienes cada vez de mayor valor agregado.
Sin embargo, creo que en lo último está la clave (algo de esto ya había escrito en un post anterior). Uno de los problemas principales que tiene en la mayoría de los casos un proceso de industrialización es el de proteger por proteger. Y si a esto se le agrega el hecho de que tener un dólar competitivo no alcanza como instrumento de medida de política industrial, creo que estamos cerca de la situación argentina actual (ELY muestra esto con mucha claridad acá, acá y acá).
Entonces, de ganar en las próximas elecciones el kirchnerismo nuevamente, espero que uno de los objetivos primordiales (junto con la baja de la inflación) sea el de continuar avanzado en el proceso de industrialización (algo que es, en mi opinión, imprescindible para el desarrollo del país); pero que esto se haga con criterio.

6 comentarios:

  1. ¿Prebisch? ¿paper de hace 60 años?
    Ese es nuestro problema... pasan las décadas y no evolucionamos.

    Si el kirchnerismo gana las próximas elecciones no va a encarar ningún proceso industrial virtuoso ni va a bajar la inflación.

    ¿Por qué habría de hacerlo? hasta ahora le fue "bastante bien".

    La inflación le está dando manija a la economía... y como paradigma industrializados tenemos a la isla de Tierra del Fuego y las patoteadas (muy publicitadas) del señor Moreno.

    La Argentina se va a la cloaca.

    (Alcides Acevedo)

    ResponderEliminar
  2. Bastante pesimista me parece tu punto de vista Alcides.
    De todas formas yo no se si el kirchnerismo va a encarar o no un proceso industrial virtuoso o si va a tratar de frenar la inflación. Esos son, simplemente, mis anhelos. Sin embargo para seguir gobernando tienen que ganar votos, y creo que esto va a ser parte de la agenda futura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pero el deterioro secular de los términos de intercambio que Prebisch anunciaba resultó completamente incorrecto...

    ResponderEliminar
  4. Serenity el objetivo del post era resaltar la posición que tenía Prebisch en cuanto a la industrialización. El análisis de la tésis Prebisch-Singer (y si realmente resultó completamente incorrecta o no), quedará para más adelante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Interesante. Estuve viendo un poco la composicion de las expo del 80 para aca... y la participacion relativa de la industria es cada vez mayor (supongo que los autos son parte de la explicacion). Esta en una etapa de crecimiento sostenido desde 2007.
    Con respecto a las MOA tuvieron un pico en 2009, a niveles de los 90, pero tienen una fuerte caida en 2010, por debajo de las MOI.
    Segun mi analisis, la diversificacion actual puede permitir un crecimiento en los prox años, sin depender exclusivamente de las m primas (aunque si de forma significativa porque traccionan al resto de la ind).
    El desarrollo viene dado por una mejor calidad de trabajo y no con la mano de obra intensiva "a lo China", por lo tanto seria importante que se priorizen las industrias tecnologicas que requieran calificacion (para algo tenemos univ. publicas no?)

    Creo que me fui por las ramas. Espero haber sido claro en mis pensamientos.

    Abrazo!
    Pablo

    ResponderEliminar
  6. Ah, aclaro que el del comentario anterior fui yo, pero ahora tengo "nueva identidad" bloguera.

    Abrazo

    ResponderEliminar