viernes, 27 de mayo de 2011

Sobre el debate 678 vs Sarlo

Antes que nada, y en forma poco ortodoxa, voy a arrancar por las impresiones que me dejó el debate 678 vs Sarlo para luego dejar un par de puntos para la controversia.
Creo que la idea de invitarla al programa fue genial. No solo porque a priori se beneficiaron ambas partes (rating y ventas del libro) sino porque además de este modo se rompió con la monotonía ultra-k del programa (cosa que nos irrita a la mayoría). Ojalá se tome esta grata experiencia como punto de partida para invitar a más personas que no sean afines al gobierno.
Por otro lado, esto sirvió para confirmar a Beatriz Sarlo como la intelectual opositora al gobierno Nº1 a tener en cuenta (por lo menos para los que estamos en la otra vereda).
Ahora sí, los puntos polémicos:
1)    El debate no fue 8 vs 1 como varios dijeron (por ejemplo en esta nota de La Nación). Cuando uno reconoce que no está a la altura de la otra persona para debatir, en general prefiere escuchar, a intervenir y verse ridiculizado. Eso creo que pasó con Barragán, Cabito (obvio), Galende y Russo. Barone habló solamente una vez y generó la próxima frase popular, al mejor estilo de las del diego, “Conmigo no, Barone”. Veiras creo que sí estaba a la altura, pero intervino poco, evidenciando el respeto que le tiene (aunque tuvo dos intervenciones muy acertadas: corrigiendo a Sarlo cuando dijo que los periodistas de Página 12 no hablaban del INDEC y cuando la expuso al decir que ella había dicho hacía solamente una semana que sí leía Clarín y en el programa dijo lo contrario). Así, el debate giró todo el tiempo entre Forster, Mariotto y Sarlo.
De estos 3, Mariotto fue, creo yo, el que salió peor parado: la mayoría de las veces evitó el enfrentamiento directo con Sarlo y, en cambio, optó por ponerse el cassette del gobierno y así criticar a clarín, al “gorilismo”, a la dictadura, etc.
2)    La principal crítica de Sarlo para con 678 apunta directo a sus informes: según ella, no tienen rigurosidad periodística ya que no muestran fuentes, fechas, etc. por lo que no reflejan la realidad, la descontextualizan. El problema acá es que 678, a diferencia de otros medios, no se esconde detrás de “la independencia periodística”. Desde un primer momento aclara desde donde está hablando y entonces realiza informes mostrando ese subjetivismo, el famoso “periodismo militante”. Te puede gustar o no, podés estar de acuerdo o no, pero no creo que se le pueda criticar la falta de rigurosidad cuando el programa establece claramente su posición política.
Clarín, en cambio, dice hacer periodismo independiente (aunque ya todos sabemos que no es así) y no solo elabora informes sin fuentes, fechas, etc. sino que además directamente tergiversa los hechos.
3)    Relacionado con lo anterior: Tanto Clarín como La Nación le dedicaron bastante espacio al debate, mostrando a Sarlo como la clara ganadora (acá, acá y acá y acá). Sin embargo, en ninguna de estas notas aparece siquiera la más mínima mención a uno de los puntos más importantes del debate: lo dicho por Sarlo con respecto al caso Noble de Herrera, los derechos humanos, Macri y Gelblum. Un claro ejemplo de recorte periodístico…

2 comentarios:

  1. Estimado Best,
    Barone generó la respuesta de Sarlo sobre el ADN de los hijos de Ernestina.

    Te respondí sobre la "altura" para responder o escuchar en el blog Mide/No Mide.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me sacaste las palabras de la boca!

    Estoy de acuerdo con todo el análisis efectuado, Best.

    Creo que sería interesante que inviten a mas personas "heterodoxas" en cuanto a su posición ideológica. Ganamos todos...

    ResponderEliminar