miércoles, 31 de agosto de 2011

De cara al 2012: La inflación


El lunes tuve la posibilidad de ir al congreso de AEDA a ver la mesa de debate entre Eduardo Curia, Leandro Serino, Héctor Valle y Eduardo Levy Yeyati (muy bueno por cierto, ya que fue la primer mesa de debate que vi de AEDA en la cual efectivamente hubo un debate –breve, eso sí).
Si bien el tema era “Perspectivas macroeconómicas: crecimiento, empleo e inclusión social” el foco de todos los panelistas estuvo puesto en cómo encarar los próximos años, y más específicamente en cómo solucionar los problemas de la cuenta corriente y la inflación. Creo que estos dos temas ya se instalaron en la agenda del gobierno como los grandes desafíos para el 2012.
Arranquemos por la inflación, ya que parece ser un poco más fácil su respuesta. Como todo fenómeno económico, tanto sus raíces como sus posibles soluciones no son únicas. Si bien a lo largo de estos años se le atribuyeron varias causas a este problema (inflación estructural, exceso de demanda, el grado de monopolización de la industria, inflación importada, aumentos desmedidos de los salarios, etc.), parecería que, en realidad, no se puede identificar solo una de éstas sino que todas estarían actuando al mismo tiempo.
A pesar de que esto pareciera complicar la situación, en realidad creo que la simplifica, ya que no quedan muchas cosas por hacer para poder reducirla en el corto plazo:
-       Si hablamos de inflación importada a causa del alto precio de los commodities, la respuesta son las retenciones (o sea que acá no se puede hacer más nada).
-       Si en cambio hablamos de aumentos desmedidos de los salarios, como vimos, éstos no causan la inflación sino que actúan como mecanismo de transmisión y por lo tanto lo que se debería hacer en las próximas paritarias es negociar un aumento acorde al nuevo nivel de inflación esperado para el 2012.
-       Por otro lado tenemos los factores relacionados con la estructura productiva del país: la monopolización de la industria y los cuellos de botella (que se producen cuando la demanda supera la oferta y por lo tanto provoca la suba del precio en esa rama). Aquí tenemos medidas cortoplacistas del tipo ya aplicadas por Moreno (acuerdo de precios, carne para todos, precios máximos, etc.) que fracasaron rotundamente y medidas de más largo plazo como pueden ser la ampliación de la estructura productiva o un mayor control sobre los sectores de la industria que ejercen monopolio (que no entrarían en esta discusión justamente por el lapso de tiempo que tardan en cristalizarse).
-       Por último nos queda el exceso de demanda. Éste puede ser generado tanto por un exceso del gasto público como de emisión monetaria. Dado que parte del gasto público se financia con emisión, entonces aquí la medida sería una sola: reducir la emisión (y esto puede implicar, o no, una reducción del gasto público).
-       Otra opción sería la aplicación de metas de inflación por parte del BCRA. El análisis de un programa de este estilo requiere un post aparte. Sin embargo, básicamente los motivos por los cuales no parece apropiado son varios: como cualquier regla, te quita capacidad de respuesta ante shocks externos; te pone un techo al nivel de crecimiento; y además puede generarte problemas de apreciación y primarización como está sucediendo en Brasil.
En conclusión, si se quiere reducir la inflación en el corto plazo (digamos de acá a 1 ó 2 años) lamentablemente parece que no queda más remedio que reducir la emisión monetaria. Sin embargo esto debería ser complementado con medidas que apunten a mejorar y ampliar la estructura productiva argentina para evitar la monopolización y los cuellos de botella en la industria en el futuro.

NOTA EX-POST: Hoy salió el proyecto de presupuesto para 2012 en el cual se contempla una reducción del gasto público con el objetivo de alinearse con la recaudación y una desaceleración del crecimiento (esto último tiene relativa importancia ya que hace bastante que se viene subestimando el crecimiento en el presupuesto).

2 comentarios:

  1. Encontré tu blog por el post en el que te mencionó Abel. Muy bueno todo lo que leí, te agrego a mis favoritos. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Laura por el comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar