martes, 20 de diciembre de 2011

El análisis de la estructura y su implicancia en Economía

Últimamente no pude dedicarle mucho tiempo al blog (las últimas entradas fueron en su mayoría ideas “prestadas” de otras fuentes), porque tuve que terminar de cerrar y entregar la tesina para la facultad.
Ahora más tranquilo, voy a aprovechar para publicar una serie de posts relacionados con la misma (todo se refrita).
El trabajo es un análisis de los cambios estructurales que tuvieron lugar en los últimos años en el sector bovino. Por lo tanto, en esta primer entrada resulta interesante analizar el concepto de estructura y la relación con la corriente latinoamericana denominada, justamente, estructuralista.
En una primera medida es menester precisar qué se entiende por el concepto de “estructura”: Se  la define como todo aquel grupo de elementos de igual o diferente naturaleza,  entrelazados entre sí, que forman un sistema más complejo. Asimismo, esta configuración de elementos será justamente la que precisará el objeto de estudio.
Una vez realizado esto es necesario dilucidar el rol que juega en la dinámica del funcionamiento de una actividad. Según la teoría microeconómica, una empresa a la hora de producir debe elegir aquella combinación de factores que minimice sus costos. Así, dados los precios y la tecnología, su decisión se reduce solamente a elegir la relación exacta entre los factores de producción (capital y trabajo) que en forma eficiente resuelva este problema. Como se puede observar, este análisis es incompleto, ya que no toma en cuenta la estructura, es decir, todos aquellos elementos inherentes del sistema que no pueden ser modificados por el agente (por lo menos en el corto plazo) y que tendrán un impacto en su decisión. Es por ello que en economía el análisis de la estructura cobra especial relevancia ya que la misma precede y modifica a cualquier sistema. Esto se conoce como el Paradigma de Bain (o de Estructura-Conducta-Performance), donde el funcionamiento de un mercado está determinado básicamente por ciertas características estructurales del mismo, que condicionan la conducta de las empresa y afectan posteriormente su desempeño. Así, por ejemplo, la relación capital-trabajo de una empresa situada en China (donde existe una muy alta y barata oferta de trabajo) no va a ser la misma que la de una alojada en Suecia.
De este modo nace en Latinoamérica la corriente estructuralista, cuya novedad radicaba en la detección de deformaciones estructurales y en la utilización de las mismas para interpretar las causas del subdesarrollo latinoamericano. Esto iba en contraposición con la teoría neoclásica, la cual no distinguía para su aplicación de políticas económicas y recomendaciones entre los países desarrollados y los subdesarrollados. Es decir, asumía que, por ejemplo, Estados Unidos y Bolivia tenían la misma estructura económico-productiva y que por lo tanto ambas debían utilizar las mismas recetas económicas y políticas para alcanzar el desarrollo.
De acuerdo con esta nueva corriente, ningún análisis profundo sobre la realidad de Latinoamérica podía prescindir de un contexto estructural histórico e internacional. De aquí se desprende que no sería posible una comprensión cabal del proceso en curso y sus perspectivas sin contrastarlo con sus raíces históricas.
Un especial énfasis fue puesto por esta corriente a la hora de analizar los procesos inflacionarios que fueron teniendo lugar en la mayoría de los países de la región ya que la teoría convencional no parecía brindar respuestas acertadas al problema. Aquí fue donde la corriente logró el mayor grado de reconocimiento en la rama de la economía. Para los estructuralistas, sólo mediante el análisis de la inserción estructural de las economías de la región en el sistema económico mundial y desde una perspectiva histórica era posible comprender el origen de este fenómeno.
Es así como la estructura pasa a tener un rol clave en el análisis de cualquier sistema, ya que será el paso inicial para entender, explicar y predecir cualquier modificación que suceda en el mismo. Esto implica que cualquier estudio sobre un determinado mercado en cuestión indefectiblemente debe dedicar un trato primordial al análisis de este elemento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario