lunes, 14 de mayo de 2012

Círculos viciosos

Según nuestra querida Wikipedia, un círculo vicioso es una situación que resulta insoluble al existir dos circunstancias que son a la vez causa y efecto una de la otra y que actúan de manera recíproca (y en forma nociva), quedando ambas sin explicación.
Esta me parece una excelente definición para explicar, en forma muy general, la dinámica de la crisis original en Estados Unidos y la crisis de deuda posterior de la Unión Europea.
Arranquemos por Estados Unidos.
Este país presenta hace años un déficit de cuenta corriente (dado por una balanza comercial deficitaria frente al resto del mundo).
Nota: A partir de ahora, prestar atención en los gráficos a las fechas en las que se da el quiebre en cada tendencia.

Este déficit a su vez se puede ver como un superávit del resto del mundo. Lo que hizo la mayoría de estos países con el superávit fue adquirir activos libres de riesgo (bonos del tesoro estadounidense), generando un flujo de capitales de vuelta hacia EEUU que se tradujo en un aumento de la deuda pública:


¿Cómo se reflejaba todo esto puertas adentro?
El aumento de las importaciones se explica tanto por el crecimiento en la inversión privada como por el consumo de los estadounidenses:


Asimismo, el aumento en la inversión se explica por la caída de los salarios (aumento de la tasa de ganancia) en la participación del ingreso nacional (lo que significa que creció constantemente la desigualdad):


Ahora bien, ¿cómo puede ser que haya caído la participación salarial y al mismo tiempo haya aumentado el consumo? Para esto tiene que caer la tasa de ahorro, subir el nivel de endeudamiento, o ambas (que es lo que efectivamente terminó sucediendo):


De esta forma, Estados Unidos lograba generar un proceso mágico de crecimiento económico libre de conflictos distributivos: los empresarios invertían más porque la tasa de ganancia era cada vez mayor y al mismo tiempo los trabajadores consumían más (ganando menos) gracias al acceso al crédito fácil.
Detrás de este mundo feliz lo que había en realidad era un círculo vicioso que para sobrevivir necesitaba retroalimentarse todo el tiempo (en donde la distribución era cada vez más inequitativa y la deuda cada vez más abultada), y que finalmente estalló con la crisis de hipotecas subprime.
Y si se fijaron en las fechas de los gráficos, lo que se observa es que este modelo de acumulación arrancó aproximadamente en 1980 (de la mano de Ronald Reagan) y que finalmente se conoció como neoliberalismo.
Para la próxima queda el caso europeo.
Fuente de todos los gráficos: FRED de St. Louis.

2 comentarios:

  1. Muy interesante Best! A lo mejor también sería interesante incluir la educación, cuántos técnicos y profesionales "produce", en valor absoluto y proporcionalmente al tamaño de la población. Incluso la "calidad" de la educación secundaria, ¿cómo fue evolucionando en estas décadas? No invalida su análisis, pero lo que parece suceder es bastante complejo. Tampoco conozco esas estadísticas, pero me parece que por ahí tienen un inconveniente, más allá de lo que Ud menciona, mas las prioridades "financieras" o de estabilidad del "sistema". Inyectan en los bancos en lugar de inyectar en obra pública.

    Hay que tener cuidado en como educar e incentivar a los hijos cuando a la vez van a recibir una buena herencia y tienen todo bastante solucionado y con poco esfuerzo. La tentación a pasarla bien sin mucho esfuerzo es muy alta. En mis pagos se lo ve muchísimo, a la sociedad yanqui le puede pasar lo mismo. Ojo, no malinterpreten, es solo una arista más, la educación por aquellos lados no es fácil de acceder. Es complejo el asunto, igual creo que por acá deberíamos tomar nota. Igual no caigamos en la creencia que si dividimos por igual vamos a estar perfecto, porque les aseguro que a muchos se les hecha la burra. Lo vivo día a día en esta sociedad, donde algunos tienen fácil acceso a recursos sin mucho esfuerzo como contrapartida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Marxista, eso si (¿cómo se le ocurre meterse con la "tasa de ganancia del capital"? ¡de éso no se habla!). Por lo tanto, usted será condenado al infierno.
    Ya veremos cuando llegue a Europa, "cuna de la civilización" (y del capitalismo).

    ResponderEliminar