sábado, 9 de marzo de 2013

¿Cómo le fue a la economía chavista? Un punto de vista alternativo.

En un día de duelo como lo fue el miércoles pasado por la muerte de Hugo Chávez, Lucas Llach no tuvo mejor idea que publicar un gráfico muy parecido a éste mostrando cómo le fue a la economía venezolana en relación al resto de los países grandes de Latinoamérica.[1]


La conclusión que saca Llach le sirve para matar dos pájaros de un tiro: mostrar que Venezuela y Argentina fueron los países de peor desempeño para el período en cuestión.
¿Esto realmente fue así?
En primer lugar, dejemos de lado el hecho polémico de considerar al PBI como la medida idónea para medir el desempeño de una economía. Como sabemos, nada dice esto sobre la distribución del ingreso, la mejora en educación, el desempleo, etc. Un muy buen trabajo del CEPR que analiza esto lo pueden ver acá (está en inglés); Hernán Herrera en su blog hizo algo similar.
Hecha esta aclaración, retomemos.
Una de las cosas que tienen los números, es que por lo general se puede encontrar la forma de que muestren lo que uno quiere. Y este es un claro ejemplo: los números índices son muy buenos para comparar cómo varían distintas cosas, pero tienen el problema de que no nos dicen nada acerca del nivel. Además la elección del año base es crucial, dado que la posición final va a depender de la situación inicial.
En lo que resta del post vamos a mostrar cómo se pueden “manipular” los datos para mostrar cosas completamente distintas.
Por ejemplo, para el año base elegido por Llach (1998) se da la casualidad de que es justo el  año donde tanto el PBI de Argentina como el de Venezuela llegan al pico máximo de la década, mientras que esto no sucede para el resto de los países seleccionados. De esta forma, la evolución de estos dos países se ve subestimada. Digo casualidad porque el año elegido coincide con el inicio de la economía chavista, que es justamente lo que Llach quería mostrar[2].
Veamos qué pasa si, por ejemplo, en lugar de utilizar como base el año 1998 utilizamos el 1999:


Como se puede ver, el panorama cambia. Ambos países mejoran su performance, incluso Venezuela supera a Brasil dejando de ser el peor de la región. Esto se debe a que en 1999 el PBI de ambos países cae, por lo que el año base es menor (haciendo la diferencia con 2012 mayor).
Pero hay otro punto a destacar: dado que el índice representa las variaciones del PBI, una caída del mismo afecta a todos los valores posteriores, tirando la serie para abajo. Algo que no menciona Llach en su post es que durante 2002-2003 Chávez sufrió un golpe de Estado que fue acompañado por un paro petrolero orquestado por la oposición de ese país que se extendió por más de un año, con consecuencias nefastas para la economía.
Veamos entonces que pasaría si tomásemos como base al año 2003, cuando la economía venezolana salió de la crisis:


Otra posibilidad podría ser mantener como año base el 1998, pero preguntándonos cómo habría evolucionado la economía si no hubiese existido el golpe de Estado:[3]


De cualquiera de las dos maneras se observa una notable mejoría respecto al gráfico de Llach. En un caso por tomar como año base el de la salida de la crisis, partiendo de un piso muy bajo y considerando el efecto rebote (ídem para la Argentina), y en el otro reemplazando los años del golpe de Estado por la tasa de crecimiento promedio de la economía venezolana.
¿Cuál de todos es el correcto? Ninguno, o todos. Cada gráfico sirve para mostrar algo, pero al hacer eso deja de mostrar otras cosas. El economista, por lo general, agarra solo el que le sirve para mostrar lo que quiere y deja de lado el resto; si tiene un poco más de honestidad intelectual, agrega una nota al pie aclarando lo otro.

Moraleja: hay que tener cuidado con los economistas…



[1] La única diferencia entre aquel gráfico y éste es que todos los datos de Argentina son los oficiales (no tengo acceso a los de Econométrica) así que para todos los gráficos la fuente es CEPAL.
[2] En realidad Chávez asumió en 1999, pero Llach elige como base el 1998 para mostrar la variación entre un año y el otro.
[3] Para esto aplicamos una tasa de crecimiento de 5,9% (que es el promedio del período de Chávez exceptuando la crisis) a los años 2002-2005 con el objetivo de no considerar los dos años de crisis ni los dos años siguientes de efecto rebote. 

2 comentarios:

  1. Muy buen trabajo que se complementa con el de Hernan.
    Nunca menos y abrazos

    ResponderEliminar
  2. No podes esperar mucho de Llach, escribe en La Nacion y tiene una clara vision clasica y ortodoxa de la economia.

    Me quedo con Alejandro Bercovich, me parece un pibe mas inteligente con analisis mas completos.

    Nada de esto justifica en mi caso la politica de Chavez ni su demagogia y dependencia petrolera.

    ResponderEliminar