martes, 11 de marzo de 2014

El extraño caso del Dr. Frenkel y Mr. Hyde

El domingo salió publicada una nota en el diario La Nación del economista R. Frenkel donde básicamente se critica el combo devaluación + aumento de tasas llevado a cabo por el gobierno a fines de enero. Para esto, compara la situación actual con los programas de estabilización de balanza de pagos llevados a cabo en los '50/'60s y la crítica realizada por los estructuralistas a estos programas.
Esta crítica sería la siguiente: la devaluación provoca el aumento de los precios del sector transable que, sumado a los incrementos salariales provocados por esta suba, acelera la inflación; por otro lado, la contracción monetaria genera una caída del nivel de actividad[1]. Así, el resultado del plan de estabilización era una recesión acompañada de una aceleración de la inflación. De todos modos, el plan "estabilizaba" la balanza de pagos ya que las importaciones se contraían (por la caída en el nivel de actividad).
Un primer punto a destacar es que Frenkel olvida[2] una parte no menor de la crítica que los estructuralistas hacían: la devaluación no provocaba el aumento de las exportaciones que el FMI pregonaba y esto se debe a que éstas responden muy poco ante las variaciones en el tipo de cambio (para una explicación más detallada sobre esto, ver acá):
Sin embargo, el problema de las EPD consiste en que el divorcio estructural entre las necesidades y la provisión de divisas se manifiesta a nivel instrumental con una muy baja elasticidad –en especial a corto plazo- de las exportaciones y las importaciones a las variaciones del tipo de cambio. Esto significa que las devaluaciones se convierten en un instrumento equilibrante muy deficiente y que para lograr un ajuste del sector externo se necesitan devaluaciones muy fuertes.[3]
Pero lo más sorprendente de la nota es que Frenkel critica lo mismo que hasta hace poco tiempo recomendaba (algo que sería lo más lógico, dada su predilección por mantener un tipo de cambio alto). Por ejemplo, en esta entrevista de junio de 2013, él dice:
Hay que arreglar la economía, subir el tipo de cambio real, devaluar más que la inflación. Y no se puede hacerlo de a poco, hay que pegar un salto (...) El tipo de cambio atrasado es el principal factor de la recesión (...) Habría que subir el tipo de cambio real comercial y la tasa de interés por encima de las expectativas de devaluación para que la gente decida entre poner divisas o poner un plazo fijo.
Parece que Frenkel se opo-politizó: No importa contradecirse, lo importante es criticar todo lo que haga el gobierno.



[1] Frenkel también habla de contracción fiscal, aunque los datos actuales no muestran eso.
[2] En realidad creemos que Frenkel no se olvidó esta parte de la crítica, dado el vasto conocimiento que demuestra tener sobre el tema. Parece más probable que haya sido omitida, ya que la misma contradice el argumento que ha venido pregonando en los últimos años: que la base del crecimiento está en mantener un tipo de cambio alto que es lo que estimula las exportaciones.
[3] Diamand, M. y Crovetto, N. (1988), “La Estructura Productiva Desequilibrada y la Doble Brecha”, Centro de Estudios de la Realidad Económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario