jueves, 14 de agosto de 2014

¿Crisis o des-desarrollo? El caso de Portugal.

Lo prometido es deuda: Va el trabajo sobre des-desarrollo que armé junto a una compañera de la maestría. Se lo pueden bajar haciendo click acá. Les dejo la introducción:

La última crisis internacional – desatada a partir de la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008 y agravada luego por la llamada crisis de deuda europea - implicó un freno absoluto en el crecimiento de las economías desarrolladas. La crisis castigó con mayor crudeza a las economías avanzadas que a las economías en desarrollo, algo no habitual en los últimos 30 años. El escaso dinamismo para salir de la crisis, con países que hasta este momento se encuentran en recesión, puso en cuestionamiento la solidez de las economías más avanzadas para enfrentar las fluctuaciones de un mercado financiero desregulado. Particularmente en Europa, se observó un fuerte deterioro de las condiciones laborales, tanto en términos de mayor desempleo como de reducción de los ingresos, de la protección laboral y de la protección previsional.
Si bien las teorías del mainstream han hecho hincapié en la irresponsabilidad fiscal de los gobiernos europeos como generadores de los problemas del viejo continente, existen ciertas posturas que sostienen una hipótesis distinta. En líneas generales, se afirma que en los últimos 20 años han acontecido cambios en los patrones de crecimiento y en la estructura productiva de estos países a raíz de la creación de la Unión Europea, y que son estos cambios los culpables de la crisis y de la ausencia de una salida a la misma.
Estos cambios no son fáciles de deshacer y podrían indicar que algunos países desarrollados quedaron atrasados respecto al resto y deben en realidad atravesar nuevamente una etapa de desarrollo.
¿Puede un país des-desarrollarse? Esa es la pregunta central que atraviesa este ensayo. Sin embargo, lo que se observa es que este fenómeno se encuentra poco analizado por la teoría del desarrollo. Por tales motivos, resulta necesario en primer lugar establecer y definir algunas cuestiones básicas acerca de este nuevo concepto, a partir del significado mismo de la categoría “desarrollado”, las condiciones que permitieron a los países alcanzarla y posibilidad empírica de que se produzca este proceso de des-desarrollo.

En la sección 1 se repasará de modo conciso la evolución de la visión y la teoría del desarrollo con el fin de brindar un marco analítico al fenómeno en cuestión. En la sección 2 se analizarán los indicadores que existen en la actualidad para determinar si un país es desarrollado/subdesarrollado. En la sección 3 se presentará el caso a analizar, Portugal, describiendo brevemente su proceso de desarrollo hasta su ingreso a la Zona Euro (ZE) y la adopción del euro como moneda única. En la sección 4 se examinará su evolución desde allí hasta la actualidad, mostrando en la sección 5 el impacto que tuvo ese hito en su economía, utilizando el marco analítico y los indicadores brindados en las secciones anteriores para determinar si este país aplica o no como un caso de des-desarrollo. Finalmente en la última sección se sacan algunas conclusiones preliminares al respecto.

2 comentarios:

  1. Muy bueno don Telechea...

    Al final de cuentas tienen un devenir económico similar a nosotros, incluive ese "corrimiento" de sus burguesías hacia los no transables, no se si por cómodos -como sería más o menos nuestro caso- u obligado por la incorporacion a la UE, lo que me hace pensar si alguna vez fueron desarrollados por que de acuerdo a los casos de Alemania o Francia, estos antes de llegar a este estadio consiguieron industrializarse cosa que los portugueses no.

    Saludos y gracias por compartir tu trabajo

    ResponderEliminar
  2. Me parece más probable la segunda opción, aunque yo me iría un poco más atrás hasta la firma del Tratado de Estocolmo.
    Saludos y gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar