miércoles, 17 de septiembre de 2014

Emisión e inflación II

Quisiera desarrollar un poco más dos cuestiones que surgieron a partir de la entrada anterior. Por un lado, el tema del gráfico que utilicé para mostrar la (no) correlación entre emisión e inflación, y por otro, si se cumple o no el mecanismo de reflujo incorporando el mercado paralelo.
Varias personas objetaron el gráfico que utilicé para mostrar la relación entre emisión e inflación, utilizando distintos argumentos: 1) que el gráfico no refuta la teoría cuantitativa, porque la misma se cumple para la cantidad de dinero y los precios (las variables en niveles); 2) que tampoco refuta la relación emisión-inflación (porque eso es en primera diferencia) y el gráfico está en segunda diferencia; 3) que justamente ninguna variable está correlacionada con otra en segunda diferencia; 4) que para estudiar la relación entre dos variables no sirve de nada este tipo de análisis, sino que lo que hay que hacer es un estudio econométrico a través de un modelo de corrección de errores.
Arranquemos por la última, que es la más sencilla de todas. Desde ya que no alcanza con la observación directa de dos variables para saber si existe o no una relación entre ambas, y que un análisis más riguroso podría ayudar. Pero esto es un blog. La rigurosidad la dejo para el que tenga tiempo y ganas de ponerse a escribir un paper sobre el tema. De todos modos, desconfío bastante de los trabajos empíricos al respecto, porque pueden mostrar lo que uno quiera. Por algo el debate no está saldado.
De todos modos, sí creo que la observación directa de las variables resulta una buena aproximación general para ver la relación entre dos variables. O por lo menos para descartar cuando no hay relación entre las mismas. Para tratar de convencerlos, voy a aprovechar los argumentos objetados más arriba.
Tomemos, en primer lugar la objeción N°1. Lo que esto está diciendo es que la teoría cuantitativa se basa en la relación entre cantidad de dinero y precios, es decir las variables “en niveles” (nota: la variación de la cantidad de dinero sería la emisión, mientras que la variación de los precios sería la inflación, es decir la primera diferencia de las variables en niveles). Por lo tanto, es incorrecto utilizar las variables en segundas diferencias para verificar su relación.
En el post anterior no estábamos tratando de verificar la teoría cuantitativa, sino la relación entre emisión e inflación. Esto se debe a que, en realidad, analizando la última podemos también analizar implícitamente la primera. Porque la teoría cuantitativa parte de la famosa identidad contable, por lo que siempre (a la larga) se cumple. Además, al estudiar las variables en niveles, y más todavía en un contexto inflacionario, la correlación casi siempre es muy estrecha.

Al ver este gráfico, uno podría decir que existe una relación entre la cantidad de dinero (M2) y los precios, dado que ambas se mueven de manera similar. Y siendo más osado uno podría pensar una teoría que afirme que la cantidad de dinero “causa” el aumento en el nivel de precios.
Pero miremos ahora el siguiente gráfico:


La relación es igual de estrecha que antes. ¿Podríamos decir entonces, por ejemplo, que el aumento de la cantidad de dinero provoca un aumento del precio de los productos importados? Está claro que no. Esto es lo que se conoce como una relación espuria (para ver más ejemplos, algunos geniales como la estrecha relación existente entre las personas que se ahogan en una pileta y las películas que hizo Nicolas Cage, hacer click acá). Y si uno hiciera una teoría para explicar que una de las variables causa la otra, estaría completamente equivocado.
Este es uno de los motivos por los cuales se suele analizar las variables en diferencia. Si hubiese una relación, lo que se observaría es que cuando una variable acelera, la otra también lo hace, y viceversa. Miremos entonces el gráfico anterior, pero ahora en diferencias:

Como se observa, la relación entre las variables desaparece.
A partir de lo anterior, si nosotros quisiéramos observar la relación entre cantidad de dinero y precios, deberíamos entonces estudiar las variables en diferencia; es decir, la emisión (la variación de la cantidad de dinero) y la inflación (la variación de los precios):

El problema con este gráfico es que un ojo no muy entrenado podría apresurarse a afirmar que las variables estás correlacionadas porque se “mueven” juntas. Un error muy común es confundir las variaciones con los niveles. Por ejemplo, podríamos decir que existe una relación porque en 2013 ambas variables crecen en torno al 25%. Sin embargo, esto es incorrecto, porque hay que tener en cuenta qué pasó el año anterior. Lo correcto sería notar que en 2013 la cantidad de dinero se desaceleró, mientras que los precios se aceleraron (ambas, respecto a 2012). Y esto es justamente lo que busca mostrar el gráfico en segundas diferencias:

Acá se ve claramente que en 2013 una crece mientras que la otra se contrae (o lo que es lo mismo, si lo vemos en primera diferencia, una acelera y la otra no). Y lo mismo sucede en la mayoría de los años, dejando en evidencia que no hay una relación estrecha entre ambas variables.
Por último, algunos objetaron que esto es obvio porque prácticamente no existen variables que estén correlacionadas en segundas diferencias. Pero esto es incorrecto. Cualquier variable que esté muy correlacionada en primera diferencia va a estar correlacionada en segunda diferencia, hasta diría que por definición. A modo de ejemplo, algunas de estas relaciones:

Nota: la correlación entre PBI y Desempleo es inversa; es decir, cuando una aumenta, la otra disminuye.

Por último, el otro punto que quería discutir es si el reflujo funciona aun con un mercado paralelo de por medio, como existe en la actualidad. Luciano plantea en uno de sus comentarios que en este caso no funcionaría, porque la dolarización realizada a través del mercado paralelo implica que parte del dinero no se esteriliza. Si interpreto bien a Luciano, creo que está pensando al circuito monetario justamente como un flujo circular, el cual tendría una “fuga” (el mercado paralelo) que no permitiría que los pesos que salen del BCRA vuelvan, como plantea el reflujo. Algo así:

A pesar de esto, yo creo que aun con un mercado paralelo de por medio el reflujo funcionaría. Aclaro, de antemano, que de esto no estoy seguro. Para eso debería formalizar el argumento, a ver si es consistente. Pero la intuición sería la siguiente: la economía argentina es una economía bimonetaria que necesita dólares y pesos para poder funcionar correctamente. De manera muy agregada, podemos pensar que los pesos necesarios los provee el BCRA, mientras que los dólares son provistos por los exportadores. Si el reflujo funciona, ambas monedas son provistas acorde a la demanda del Sector Privado[1], o sea que cada una tiene una contrapartida. Ahora bien, ¿qué sucede cuando la demanda de dólares del Sector Privado no es satisfecha por el BCRA (porque se impone, por ejemplo, un control de cambios)? Surge un mercado paralelo de la divisa. Según (mi interpretación de lo que piensa) Luciano, en este caso el reflujo no funcionaría porque hay una cantidad de pesos que no estarían volviendo al BCRA, sino que su destino sería el mercado paralelo (y entiendo que los pesos quedarían “flotando por ahí”, es decir habría un exceso de oferta de los mismos).
Lo que creo que Luciano no estaría contemplando, y que es lo que haría que el reflujo siga funcionando, es que esos pesos que van al mercado paralelo siguen teniendo su contrapartida. Esta contrapartida serían los dólares que antes los exportadores cambiaban en el BCRA y que ahora liquidan en el mercado paralelo. Así, el reflujo funcionaría y no habría una “fuga” del circuito monetario. Simplemente, lo que estaríamos observado es que se agrega un nuevo jugador en el mismo, el mercado paralelo, que funcionaría como una especie de BCRA “paralelo”:

Nota: El gráfico es meramente un instrumento didáctico para reflejar el circuito monetario, pero desde ya no lo representa con precisión, dado que hay relaciones de ida y vuelta, retroalimentaciones, etc. que no están incluidas en el gráfico (por mis limitaciones tecnológicas para armarlo como correspondería). A modo de ejemplo, faltaría un flujo que va desde los exportadores hacia el mercado paralelo.



[1] Dado que el BCRA no puede “imprimir” dólares, la cantidad de los mismos estaría dada. Esto significa que cualquier desajuste entre oferta y demanda sería corregido a través del precio de esta moneda.

18 comentarios:

  1. Si no me equivoco, la estanflación es una situación-trampa en la que los estímulos y contracciones monetarias y de demanda ya no actúan como en una situación más normal.
    Contraés, y la actividad baja mucho más que la inflación (todavía no lo vimos)
    Emitís y estimulás, y la inflación aumenta mucho más que la actividad y el empleo. Al punto en que en determinado momento las dos últimas ya son casi insensibles.
    Perdón por meterme, no soy economista.

    ResponderEliminar
  2. Una pregunta ¿para que haya reflujo deben volver los pesotes al BCRA?

    ResponderEliminar
  3. Tu último gráfico es correcto. El paralelo es un mercado como cualquier otro. Tal vez utilizaste el término "Exportadores" pero la realidad es que son oferentes que han decidido desprenderse de sus dólares (por X motivo) y de la otra punta hay demandantes que van en la dirección contraria. En épocas de nerviosismo económico, cuando se dispara de la moneda del país, los precios de transa suben y suben. Los pesos de una operación puntual de venta entran de a poco en el circuito "legal" compras: en supermercados y tiendas, gastos de turismo, precio de propiedades etc. El que compra, hace una típica operación ilegal. Pero en cada operación, siempre los pesos vuelven al circuito formal.

    ResponderEliminar
  4. Mariano: lo que vos plantéas puede pasar, y está relacionado con la inflexibilidad de los precios a la baja o la famosa trampa de liquidez. Pero no veo cómo eso estaría relacionado con lo que se está discutiendo acá, o sea si la emisión genera inflación o no.
    Silenoz: claro, lo que el reflujo plantea es que si por algún motivo se emite dinero de más, éste volvería al BCRA, por ejemplo a través de la compra de LEBACS o plazos fijos. Si los pesos no vuelven, el reflujo no funciona.
    Anónimo: usé el término "exportadores" porque son los que ingresan los dólares en la economía argentina.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. No sé si estarás de acuerdo con mi posteo anterior. Pero, sintetizando:
    "En cada operación de compra-venta es siempre el vendedor el que devuelve, a la larga, los pesos de su venta al circuito formal".
    Hasta en el negocio narco. Los dólares debemos suponer que se van del país para pagar la mercadería.
    ¿Te cierra la explicación?

    ResponderEliminar
  6. También lo importadores se cubren con el paralelo, y qyedan obligados a vender teniendo en cuenta ese precio y no el oficial.
    Lo de la estanflción viene al caso (opuesto a la trampa de liquidez) en que no se puede sacar ua regla generl sobre la relación entre emisión e inflción, o entre emisión y nivel de actividad.
    Como en física o química, y mucho más en biología, cuando no vamos a leyes muy generales, podemos decir que "dentro de estos parámetros A causa B"

    ResponderEliminar
  7. Qué haría falta para establecer que una variable causa la otra? Yo diría que, por lo menos, arrancar por observar que esas variables están correlacionadas en el tiempo. Ni eso se ve con la emisión y la inflación. Y en cualquier contexto: crecimiento, estancamiento, inercia inflacionaria, estanflación, etc.
    La única relación observada es de muy largo plazo, y no se da siempre.
    A partir de eso, yo por lo menos, dudaría de aseverar como lo hacen algunos de que "la inflación es en todo momento un fenómeno monetario".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo principal son los parámetros.
      Yo puedo decir "entre 10 y 25°C, la tasa de crecimiento de las margaritas se duplica cada 3°C de aumento de temperatura". Eso no quita que si pongo esa planta en un horno a 80°C, en vez de crecer la mato. No es la misma curva que tiene el centeno, o la chirimoya.
      Si de ahí saco una ley general para todas las plantas y para todos los rangos de temperatura, no voy a encontrar nada de nada. Y eso no quita que el primer principio que plantée es exacto.
      Otra: En el dolar blue, que son solo billetes, no operan ni importadores ni exportadores, y diría que tampoco grandes operadores institucionalizados.
      Es un mercado de pymes y particulares. eso lo saben, y lo demostraron con el "dolar ahorro", que crea oferta en el blue y le saca demanda, pero no alcanza.

      Eliminar
  8. Varios problemas que no ves Marianote:

    Vos estás hablando de leyes y, en el mejor de los casos, son teorías.

    "no se puede sacar ua regla generl sobre la relación entre emisión e inflción, o entre emisión y nivel de actividad"

    Vos mismo lo decís, si la teoría no encuentra verificación en los hechos, entonces los sustentos que le dan vida a dicha teoría estan algunos o todos mal formulados..... Popper....

    Y el otro error es considerar que la economía se comporta "Como en física o química, y mucho más en biología," no te salva ni siquiera el arrime a la biología, de hecho hubo intentos más ambiciosos cuando se la embadurnó con la sicología

    Pero bueno, como siempre, la realidad se empecina en equivocarse

    ResponderEliminar
  9. Como siempre, y en cualquier tema, tenés el enfoque absoluto, y errado.
    Es muy difcil establecer teorías generales, como la general de la relatividad en física, que valgan en cualquier sistema.
    Pero si definimos bien los parámetros, podemos ir encontrando analogías y detectando comportamientos que nos pueden ayudar a estableces teorías válidas dentro delos par´metros especificados.
    Sin ir más lejos, cualquier bachiller recién recibido puede asegurar, sin equivocarse, que solo un retardado puede asegurar que nunca hay relación de causalidad entre emisión e inflción. Y te diseñaría un experimento para demostrarlo: Por ejemplo en la situación actual, qué sucedería si el gobierno imprimiera en Octubre tanto dinero como el total que imprimió en los primeros 9 meses, y el excedente lo repartiera entre, digamos el 50% de la población? No aumentaría la inflación?
    Si por el contrario, frenara de golpe la impresión, ajustando los gastos del estado a 0 deficit, de un mes para otro, no bajaría la inflación?
    Dentro de esos parámetros, la relación quedaría demostrada.

    ResponderEliminar
  10. Mariano, no voy a entrar en un debate epistemológico sobre el tema, pero lo que vos planteás es muy amplio. Y conservador, diría.
    Si partís de una identidad contable, por definición existe una relación entre las dos variables. Ahora eso no alcanza para decir que una causa la otra. Para eso tenés que tener una teoría por detrás que explique esa causalidad. Y la teoría monetarista no sirve. No cierra por ningún lado. Y la única vez que se puso en práctica, mostró ser un desastre, haciendo evidente que los agregados monetarios no se pueden controlar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Una vez demostrada la causalidad empírica, podemos teorizar. Si la infla fue en respuesta a un cambio en la cantidad de dinero, en esos parámetros, la causalidad queda demostrada DENTRO DE ESOS PARAMETROS.
    No fui despectivo con vos, que sos una persona educada, sino hacia un personaje soberbio y desagradable que me precedió en el comentario.

    ResponderEliminar
  12. Pero es que la inflación no fue en respuesta a un cambio en la cantidad de dinero. Creo que eso es evidente a partir de las últimas dos entradas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Si bajás el tema a la identidad contable todavía presentas más problemas:
    -La teoría supone plena utilización de los factores de producción. Habiendo siempre capacidad ociosa o stocks, ya esta condición no se presenta y para no entrar a debatir el tema del pleno empleo.
    -siempre se lee de izquierda a derecha casi en forma dogmática o por que sí
    -la bendita identidad supone:
    1-la velocidad siempre constante -cuando se sabe que no es así-
    2-supone el producto, también, siempre constante ¿? no hay crecimiento ni crisis, ciclos económicos, nada...

    Ahhh ... me olvidaba, refutar a Popper requiere mucho más que rezongos chancleteros de cola de verdulería Marianote....

    ResponderEliminar
  14. Perdona mi brutalidad, vos decis que es claramente espurea la relacion entre precios de productos importados y el aumento del dinero. si no me equivoco asumis que el dinero no puede cambiar el precio del producto importado. Es esto lo que decis? Porque no veo por que no puede hacerlo. Especialmente en una situacion donde hay restriccion en la importacion de productos.

    Otra duda que me genera el post es que yo a simple vista si veo una correlacion entre el cuadro de diferencias, aunque obviamente no hay un correlacion directa. Pero si veo que sube y bajan con relativa sincronizacion excepto en el periodo 2008 y 2009 donde creo que se comenzo con especial enfasis en el tema de control de las importaciones, lo cual claramente afecto la cantidad de productos importados, lo cual me parece generaria un aumento del precio del producto importado sin que haya un igual aumento del dinero. Ya que hay igual cantidad de pesos pero menos bienes que comprar.

    dado que no soy economista supongo que debe haber algo errado en lo que digo pero no veo que es.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo, no termino de entender cuál sería tu explicación para decir que el dinero y el precio de los productos importados están relacionados. Recordá que el precio internacional de cualquier producto viene dado por los mercados (o sea, es exógeno), por lo cual no hay forma de influir en dichos precios. Restringir la cantidad importada no modifica su precio.
    Esto último también aplica para lo que decís en el segundo párrafo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. La sola sospecha de restricción futura en la cantidad importada hace subir los precios internos. El importador puede 1)Restringir ventas hasta que la reposición este garantizada 2) Aumentar margen por las dudas 3) Tomar posición en contado con liqui por las dudas, y pasar parte o todo ese costo a su precio.
    Todo eso hace subir el precio tanto del importado como el del sustituto nacional

    ResponderEliminar
  17. Muchachos, no nos enrosquemos con esta discusión trivial. El objetivo de ese gráfico era solamente mostrar lo que significa una relación espuria. Si no, haga de cuenta que no existe y vayan directamente a la página web que puse donde hay cientos de ejemplos.
    Los precios que figuran ahí son los internacionales (promedio ponderado), no los precios domésticos de los productos importados. Esos no se mueven por cosas que sucedan en Argentina.
    Saludos.

    ResponderEliminar