miércoles, 15 de octubre de 2014

Cuando los hechos cambian, cambio de opinión. ¿Qué hace usted señor?

Esta es una frase atribuida a J.M. Keynes ante su cambio de posición respecto a la política monetaria llevada a cabo durante la Crisis del ’30. Al margen de que sea o no de él, esta frase debería ser una premisa básica para “hacer” economía. No quiero entrar en un debate epistemológico al respecto, pero a mi juicio el requisito fundamental que debe cumplir una teoría para poder ser aceptada es que se adecue a los hechos.
Digo esto porque cuando leo notas como la que sacó publicada hoy el Cronista me agarro la cabeza pensando cómo es que estos economistas no se dan cuenta que la teoría que tienen en la cabeza está mal. Lo peor de todo es que estos economistas forman opinión, algo más grave aún[1].
¿Cuál es el hecho que la nota quiere explicar? Que la inflación se aceleró y que se sostuvo en niveles más altos que el año pasado.
¿Y cuál es la teoría que quieren utilizar para explicar este hecho? Que la inflación depende de la emisión de dinero, es decir el arcaico argumento monetarista[2]. Expliquemos brevemente cómo sería esto: que haya inflación, o sea que aumente de manera sostenida el nivel general de precios, es lo mismo que decir que caiga de manera sostenida el precio del dinero (porque los precios de los bienes se miden en dinero). Entonces, si hay un “exceso de oferta” de dinero, esto provocaría que caiga su precio y que aumente la inflación[3].
A partir de lo anterior, como según la nota la inflación se encuentra es ascenso (miran el ipc congreso), la explicación sería que hay un exceso de oferta de dinero que está provocando la caída del precio del dinero. El problema es que la tasa de emisión viene cayendo desde el 2013:

¿Cómo explican entonces que la inflación aumentó mientras que la emisión se desaceleró? Se ven obligados a decir que la demanda de dinero cayó aún más (si la oferta cae, pero la demanda cae aún más, habría de todos modos un exceso de oferta).
Esto es ridículo, por varios motivos. En primer lugar, porque no existe algo así como un exceso de oferta de dinero: siempre el dinero está en manos de alguien, y en el hipotético caso de que nadie lo quisiera, volvería al BCRA. Esto ya lo discutimos hace poco acá con Luciano Cohan. Y de lo anterior se desprende un segundo punto, más metodológico, que es que como siempre la oferta y demanda de dinero se encuentran en equilibrio no se puede “medir” la demanda del dinero. Si tomamos a la “oferta” como la base monetaria entonces eso mismo es también la demanda. Otro problema que surge es qué variable tomar para medir el dinero. En la nota se utiliza la base monetaria (y por eso el gráfico anterior) pero esto es incorrecto desde cualquier punto de vista. De mínima se deberían incorporar las cajas de ahorro y de máxima se podría pensar en incluir cualquier cosa que la gente acepte como dinero (las bitcoins son un ejemplo), porque justamente eso es el dinero, algo que tiene validez por su aceptación y reconocimiento como medio de pago.
Pero al margen de todo lo anterior, y volviendo al título del asunto, el problema está en que los hechos muestran que la teoría es absurda. Debería hacerles ruido tener que verse obligados a decir que la inflación se debe a que cayó la tasa de emisión, pero que la demanda de dinero cayó más.
La pregunta es, ¿cambiarán en algún momento de opinión?



[1] Por este motivo es que muchas veces se habló de la idea de que haya algún tipo de mala praxis en la economía, idea a la que adhiero completamente. Si alguien sabe que su opinión puede influir en el resto, debería por lo menos tomar algunos reparos al respecto.
[2] No nos vamos a cansar de repetir que en la actualidad ni siquiera el mainstream sostiene que la inflación depende de la emisión. Ver, por ejemplo, este trabajo.
[3] Si bien tienen el mismo origen monetario, esta versión difiere en su explicación de la teoría cuantitativa (que discutimos acá) y resulta un poco más refinada dado que no debe asumir a priori el pleno empleo de los factores en la economía.

3 comentarios:

  1. Y si....
    No viene al caso ¿no? pero en algún posteo de algún blog porái se relaciona también la cuestión con los adelantos transitorios del tesoro

    Al respecto por acá algun gráfico (al pie) muestra la "relación".... ahhh y los resultados primarios

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Lo que quise decir es que en un posteo de otro blog (me parece que el de Cohan que referenciás), con la milonga de emisión=>inflación, también se agarraban de los adelantos transitorios y déficit fiscales para justificar lo de antes.

    Sin embargo, en estas dos cuestiones tampoco los grafiquitos se relacionan inclusive.

    No tenía que ver con lo que posteaste sino agrear una dibujitos más a la teoría emisión=>inflación

    Saludos

    ResponderEliminar