miércoles, 26 de noviembre de 2014

Hacia una única teoría poskeynesiana de largo plazo

A modo de cierre, les dejo acá el trabajo terminado, y una presentación que resume y agrega algunas discusiones extra respecto a la (errónea) teoría de la tendencia que tiene el mainstream.
Además de la crítica teórica que hicimos en su momento acá, se le agrega una empírica-metodológica igual de grave.
A priori, el mainstream asume que ante una recesión, la brecha del producto (es decir, la diferencia entre el producto real y el potencial) se va a cerrar por medio de un crecimiento mayor del producto real en relación al potencial.
¿Por qué esto debería ser así? Porque el mainstream asume que las economías tienden a regresar siempre al pleno empleo (o sea, a la tendencia del producto potencial). Si, entonces, el producto real se separa del potencial, por una recesión por ejemplo, en el mediano plazo va a terminar creciendo más rápido hasta alcanzar nuevamente al potencial. Algo así:


¿Qué sucede en la realidad? Todo lo contrario: El crecimiento tiende a ser persistentemente menor al de la tendencia previa, y no hay ningún mecanismo que haga que el producto real vuelva a la tendencia anterior:




¿Cómo se cierra la brecha entonces? Revisando constantemente hacia la baja el producto potencial, hasta que finalmente algún día vuelvan a juntarse (!). Lo que ven más abajo es la estimación del producto potencial hecho por el Banco Central de Estados Unidos en 2007, antes de la crisis (línea naranja); en 2009, en plena crisis (línea amarilla); y en 2013 cuando la economía comienza a mejorar (línea celeste). La línea negra muestra el producto real de Estados Unidos. Noten como cuando comienza la crisis en 2008 y el producto real cae, se ensancha la brecha con el producto potencial (línea punteada roja). Pasan los años, y el producto real de EEUU no solo no crece más rápido sino que cada vez la brecha se va haciendo más grande (flecha roja). ¿Qué hace entonces el BC de EEUU? Revisa hacia abajo el producto potencial en 2013 (línea celeste) y así cierra la brecha. ¡Magia!


Esto deja bien claro que en la realidad los shocks de demanda suelen ser persistentes y que no existe algo así como un único producto potencial al cual tiende la economía. Esto es sumamente relevante para las recomendaciones de política económica, dado que la justificación principal que tiene esta teoría para decir que las políticas expansivas son inflacionarias, es que provocan que el producto real se ubique por encima del potencial, generando inflación. Pero si en realidad lo que sucede es que cuando crece el producto real, también crece el potencial, la barrera inflacionaria también se aleja.
Esto pone de manifiesto, además, que la manera en la que el mainstream explica la tendencia deja bastante que desear. 

2 comentarios:

  1. muy bueno el post. aca algunos trabajos en el mismo sentido desde Sraffa:
    http://www.cefid-ar.org.ar/documentos/DTN35.pdf

    ResponderEliminar
  2. Gracias Alejandro, y tengo leído ese trabajo, muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar