viernes, 21 de noviembre de 2014

VI – ¿Hacia una nueva síntesis?

Va la última de la serie de entradas sobre la tendencia de largo plazo (para las anteriores ver acá):


A pesar de que el enfoque clásico-keynesiano se muestra como una opción consistente para la extensión de la demanda efectiva al largo plazo, el mismo recibió numerosas críticas a lo largo del tiempo y en la actualidad varios economistas incluso llegaron a excluirlo de la teoría poskeynesiana, siendo Davidson el más relevante entre éstos[1].
Lavoie (2011) enumera las principales críticas por las cuales el resto de los economistas poskeynesianos rechaza este enfoque y que son las que no permiten que el mismo sea adoptado como parte de esta teoría, entre las que se destacan: que la economía tienda a las posiciones naturales de largo plazo (es decir, que éstas sean centros atractores); que solo sea relevante el análisis del largo plazo; y que la posición de largo plazo venga dada por una tendencia que es determinada ex ante, la cual es independiente del corto plazo (es decir, que no haya dependencia de la trayectoria).
A partir de lo anterior concluye que la única de todas éstas que en la actualidad ofrece resistencia es la primera, dado que muestra que Garegnani (1992) describe como un aumento en el uso de la capacidad instalada inducido por una expansión de la demanda puede generar un sendero de crecimiento completamente diferente para la capacidad instalada y el producto. En palabras de este autor, esto significa que la demanda agregada determinada no solo el grado de utilización de la capacidad instalada característico del ciclo económico sino además el ritmo de acumulación de la economía. De aquí se desprende, además, que el análisis de corto plazo es tan o más relevante que el del largo plazo, dejando infundada la segunda crítica.
De todos modos, la primera crítica tampoco parecería ser un problema para el enfoque clásico-keynesiano. Según Bortis (1996):
Equilibrium in positive classical-Keynesian analysis relates to a presently existing state of affairs and is linked up with the degree of persistency of some determined variable which has no tendency to change as long as the predetermined variables and parameters stay firm. The degree of persistency is relatively small for short-term dependent variables but increases for medium- and long-term dependent variables. A long period equilibrium (a fully adjusted situation governed by the socio-economic system) is a slowly evolving reference situation which may attract short- and medium-term behavioural outcomes. It should be noted, however, that long-period equilibria, for example normal output levels or normal prices, do not represent centres of gravity since system outcomes reflected in normal magnitudes are not independent of behavioural outcomes (p. 88).
Lo que se observa entonces es que a priori no habría motivos que impidan una síntesis entre la teoría poskeynesiana y la clásico-keynesiana[2].
Además lo anterior pone de manifiesto que esto sería lo más lógico, dado que este enfoque se adecua mejor para explicar la tendencia al largo plazo que aquel planteado por los keynesianos fundamentalistas o los kaleckianos. Los primeros plantean que se debería respetar la teoría de Keynes (tal como la formuló en la Teoría General), y que entonces dada la incertidumbre imperante en el mundo real puede haber múltiples equilibrios en el largo plazo donde lo más probable sea que existe desempleo involuntario (Kregel, 1983). Los segundos afirman que se debería adoptar la teoría del ciclo kaleckiano y extenderla al largo plazo, dado que éste no es más que una sucesión de cortos plazos (Kalecki, 1968).
Esto conlleva un problema fundamental en ambos casos, ya que en ninguno se explica por qué una economía puede gravitar en torno a una tendencia (digamos de 5% de desempleo) en lugar de otra (con 20% de desempleo). Sumado a lo anterior, el enfoque fundamentalista mantiene la posibilidad de que la posición de largo plazo sea la de pleno empleo si los salarios y los precios son lo suficientemente flexibles (Garegnani, 1983), mientras que el kaleckiano asume que un shock permanente de demanda agregada puede llevar a cambios permanentes y significantes en el grado de utilización de la capacidad, algo que no se ve reflejado en la realidad (Skott, 2012).

Bibliografía utilizada:
Bortis, H. (1996), Institutions, behaviour and economic theory: A contribution to Classical-Keynesian political economy, Cambridge: Cambridge University Press.
Davidson, P. (2003), Setting the record straight on "A history of post keynesian economics", Journal of Post Keynesian Economics, Vol. 26(2), pp. 245-272.
Garegnani (1983), Two routes to effective demand: Comment on Kregel, en Kregel (ed.), Distribution, effective demand and international economic relations, Londres: Macmillan.
Garegnani, P. (1992) Some notes for an analysis of accumulation, en J. Halevi, D. L. y Nell E.J. (eds.), Beyond the steady state: A revival of growth theory, Londres: Macmillan, pp. 47-71.
Kalecki, M. (1968), Tendencia y ciclo económico, en Kalecki, M. (1971), Ensayos escogidos sobre la dinámica de la economía capitalista, México: Fondo de Cultura Económica.
Kregel, J. A. (1983), Effective demand: Origins and development of the notion, en Kregel (ed.), Distribution, effective demand and international economic relations, Londres: Macmillan.
Lavoie, M. (2011), Should Sraffians be dropped out of the post-Keynesian school?, Économies et Sociétés, Vol. 44(7), pp. 1027-1059.
Lavoie, M. (2014), Post-Keynesian economics: New foundations, Cheltenham: Edward Elgar.
Skott, P. (2012), Theoretical and empirical shortcomings of the Kaleckian investment function, Metroeconomica, Vol. 63(1), pp. 109-138.





[1] Al respecto ver, por ejemplo, Davidson (2003).

[2] Esto es efectivamente lo que termina haciendo Lavoie (2014) en su último libro sobre la teoría poskeynesiana.

4 comentarios:

  1. El problema que veo de todo esto es que el largo plazo nunca llega, una suerte de búsqueda del grial (equilibrio) basado en algunas pistas etéreas o supuestas (tasa natural).... digo .... no se

    Una pregunta ¿cuál sería el ejemplo de la realidad que refuta los efectos de los shocks de demanda ala Kalecki?

    A propósito, agredezco tu docencia y puntos de vista sobre un tema relevante en el debate mundial sobre propuestas económicas

    ResponderEliminar
  2. El largo plazo nunca llega... porque el largo plazo es hoy. O sea, cada hecho relevante que suceda hoy afecta la tendencia de largo plazo, y entonces es algo que se va construyendo día a día. Como diría Kalecki, el largo plazo es una línea formada por la sucesión de puntos que son el corto plazo.
    Lo que sucede con Kalecki y todos los autores kaleckianos es que asumen que el grado de utilización de la capacidad instalada (UCI) de una empresa es variable, tanto en el corto como en el largo plazo. O sea, que los empresarios aumentan o reducen la UCI antes cambios repentinos en la demanda. Esto tiene lógica para el corto plazo, pero no para el largo. Porque si observás la serie de la UCI para cualquier país, vas a ver que por lo general esta oscila en torno al 70-80%. Esto quiere decir que los empresarios apuntan a tener ese nivel de UCI, que es en el cual minimizan costos (manteniendo un margen de respuesta). O sea que, en el largo plazo, la UCI tiende a estar fija en ese nivel, cosa que contradice lo propuesto por la teoría kaleckiana.
    Y, como siempre, gracias por seguir todas las entradas del blog y por tus comentarios.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El largo plazo nunca llega... porque el largo plazo es hoy"

      Ja ja.. claa... es buenísima esa
      Ahh yo pensaba, seguramente por no habre leído bien, que no estabas de acuerdo con el ciclo kaleckiano... lo que pasa es que la capacidad ociosa en el pum para arriba es para satisfacer picos de demanda en el corto plazo... por esa razón quizas la UCI oscila en los valores que citás..

      Saludos y que no decaiga su espíritu docente en épocas de predominio del Lado Oscuro

      Eliminar
  3. El tema es que Kalecki escribió pensando más en el ciclo que en la tendencia, por eso yo creo que utiliza a la UCI como el factor de ajuste, cosa que comparto. El tema es que eso en el largo plazo no puede tener cabida: si siempre vuelve al mismo nivel, entonces no puede ser el factor de ajuste.
    Saludos.

    ResponderEliminar