sábado, 31 de diciembre de 2016

Somos tantos que al dolor lo convirtió en alegría

Por un 2017 mejor.





Como un cuento que no terminaba, 
el futuro nos traicionaba, 
tanto tiempo sin creer, 
creímos no creer en nada. 

Un viento fresco vendría 
abriendo paso, curando heridas, 
somos tantos que al dolor 
lo convirtió en alegría. 

La intuición y el corazón 
le resisten a la mentira, 
es la fe, la nueva fe, 
como una estrella que nos guía. 

Un surco se abrió en el continente, 
para sembrar nuestro sueño de siempre, 
qué lindo mostrarle al mundo qué bien se siente 
este abrazo. 

Sueño loco que nos abraza 
por cordilleras, ríos y playas, 
para seguir caminando 
los niños al hombro, viaja la esperanza. 

Un surco se abrió en el continente, 
para sembrar nuestro sueño de siempre, 
qué lindo mostrarle al mundo qué bien se siente 
este abrazo latinoamericano. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario