lunes, 25 de febrero de 2019

Ping pong de la deuda

Se decía que el kirchnerismo dejó una "pesada herencia" económica. ¿Es la deuda la pesada herencia que dejará Macri al próximo presidente que gobierne entre 2019 y 2023?
Sin dudas. Entre la deuda tomada durante estos años y el préstamo con el FMI, el gobierno de Macri le dejará a la próxima gestión unos USD 149.000 millones (que es solo la parte de la deuda contraída en moneda extranjera) con los que deberá lidiar por los próximos cuatro años. El punto más álgido será en el año 2022, cuando deba enfrentar vencimientos por USD 52.000 millones, que es exactamente la misma cantidad que heredó Macri pero para el total de sus cuatro años de mandato.
Por otro lado, un tercio de esos pagos tienen como acreedor al FMI, con lo cual eso le agrega una complejidad adicional ya que la gestión entrante deberá consensuar con este organismo las políticas económicas a implementar o bien algún tipo de renegociación que implique la extensión de los pagos.

¿Una deuda tan alta supone un riesgo para el próximo presidente?
La historia nos demuestra que no solo es un riesgo sino muy probablemente un condicionante para el crecimiento de la economía. Los dos episodios anteriores que utilizaron el endeudamiento en moneda extranjera como principal estrategia de financiamiento (la Dictadura del ’76 y la Convertibilidad en los ’90s) terminaron desembocando en las dos crisis económicas más grandes de nuestra historia. La dificultad radica en que los pagos son en una moneda que el gobierno no controla, y por lo tanto depende del desempeño de las exportaciones o de la capacidad para obtener nuevo financiamiento externo.
Además, al poner en perspectiva histórica la cantidad de deuda en moneda extranjera emitida en estos 3 años por el gobierno de Macri se puede ver con claridad que fue el proceso más vertiginoso y desmesurado de los últimos 50 años. Si tomamos solo la cantidad de deuda emitida como bonos en moneda extranjera, Cambiemos emitió más que en toda la década que duró la Convertibilidad y casi el doble que en los últimos 10 años del kirchnerismo (USD 71.000, 63.000 y 38.000 millones, respectivamente). Desde ya, las cantidades emitidas van en aumento a lo largo de los años, pero tomando las emisiones en relación al PBI de argentina sigue siendo excesivo: En cada uno de sus tres años de gestión Cambiemos emitió bonos en moneda extranjera por más de 4 p.p. del PBI (4,7%, 5,4% y 4,4%, respectivamente), algo que no sucedió en ninguno de los años de la Convertibilidad (el máximo fue en 1999, con 4,0%) y que solo se observó al final de la Dictadura (en 1983 emitió por 6,1% del PBI).

¿Se podría haber evitado el endeudamiento? ¿De qué modo?
No es que tenía que evitarse a toda costa. Precisamente por nuestra historia está instalado que el endeudamiento en moneda extranjera siempre es perjudicial, pero no es así. El problema está en el endeudamiento excesivo. A lo largo de toda la década del ’60 se utilizó el endeudamiento pero de manera prudente (en ningún año superó el 1% del PBI, salvo en 1962 que fue del 1,4%) y eso no derivó en un problema financiero.
Entonces el punto es cómo utilizar los tres principales instrumentos de financiamiento de modo que eso no termine generando un problema en el futuro (financiamiento directo del Banco Central, emisión de deuda en moneda local y en moneda extranjera). Ninguno de los tres está exento de dificultades: la emisión directa lleva a una mayor cantidad de liquidez en la economía que luego puede derivar en una mayor demanda de dólares, mientras que la emisión de deuda en pesos puede desencadenar exactamente el mismo proceso solo que en un plazo de tiempo mayor (el caso de las Lebacs es un ejemplo). Pero sin dudas el más complejo es el endeudamiento en dólares, ya que su pago exige directamente el uso de una moneda que no está en control del gobierno.
El gran problema del caso actual es que el gobierno pensó que era exactamente al revés. Y por eso buscó reducir a cero el financiamiento directo por parte del Banco Central, cuya contrapartida lógica fue un incremento de la deuda en moneda local pero sobre todo de la deuda en dólares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario